sábado, 18 de febrero de 2017

Las pelis de Enero

Como siempre, en enero y febrero la cartelera está llena de estrenos supuestamente chulos ya que estamos en temporada de premios.

En casa sólo he visto tres pelis

- Into the woods: revisionado porque me encantan las canciones aunque la historia flojea mucho a partir de la mitad.

- La bruja: hacía mucho tiempo que no me aburría tanto y que no me interesaba tan poco una película.

- Triple nueve: tan poco memorable que no ha pasado ni un mes y no me acuerdo de la mitad de las cosas.

En el cine lo he dado todo

- Vaiana: sesión matinal de domingo. Poca gente y más barato. Muy fan de todo. De la sesión, la peli, las canciones, el dibujo y de una protagonista que no se echa novio. Muy bien.

- ¡Canta!: en realidad iba a ir a ver Passengers con un señor, pero esta era a la misma hora y me apetecía más así que cada uno se metió en una sala. Creo que acerté, porque me lo pasé fenomenal canturreando. La cerdita Rosie es adorable. Aquí me puede el modo fan porque objetivamente la peli no es para tanto pero se deja ver alegremente.

- La La Land: el día que fui a verla estaba muy triste. Y salí muy contenta. Sólo por eso ya va a ser una peli especial para mí.
Y además es que me parece una muy buena peli, aunque reconozco que echo de menos alguna canción memorable.
Emma Stone y Ryan Gosling están bien casi siempre, y brillan cuando actúan juntos. La luz, la ambientación, los sitios más bonitos de Los Angeles...es una peli que está viva. Y creo que por eso me ha gustado tanto, porque compro la historia y los compro a ellos. Y por mi fascinación por los musicales, claro.

- Frantz: fui a verla simplemente porque vi este tuit, no sabía ni de qué iba, completamente a lo loco.
La vi en versión original y qué maravilla. Qué fotografía, qué bonito escucharla en francés y alemán, que no tengo ni idea de ninguno de los dos, pero son muy importantes los idiomas en esta película. Y qué historia más bonita y más bien contada. Un soldado francés visita a la familia de un soldado alemán que murió en la I Guerra Mundial y a partir de ahí pasan cosas. Tampoco muchas, pero importantes. Preciosa. Me gustó muchísimo.

- Figuras ocultas: matinal de domingo en VO. Genial iniciativa en algunos Cinesa de proyectar determinadas sesiones en versión original. 
Me interesó la parte del espacio y me gustó la historia de ellas. Los hombres blancos muy chungos en general en aquella época, machistas y racistas, pero vamos, menuda sorpresa, USA en los 60 a ver qué queremos. 
Es estupendo que se reconozca la importancia de estas mujeres en la historia de la carrera espacial y además está bien contado.

- Animales nocturnos: ¡qué mal rollo de película! Me parece una gran peli pero vamos, sabiendo lo que sé me la hubiera ahorrado y no volvería a verla. Los actores están todos fenomenal. El vestuario y el maquillaje son de angustia. Así es como me pasé las dos horas, angustiada. Tom Ford, con ese maquillaje tan horroroso no vas a vender bien tu línea...que además es carisíma.

- Vivir de noche: a ver, Ben Affleck, yo te quiero. Pero no vale todo en nombre de ese amor. La peli es un poco aburrida y lo que no puede ser es que una peli con mafiosos, ley seca y tiros sea un poco aburrida, cuando puede ser un no parar. Y se te notan los implantes de pelo y me pone nerviosa y me descentra de la historia. Además tuvimos la suerte de tener detrás a una pareja que no calló y qué pena no ser rica y tener mi propio cine.

Y ya.

martes, 31 de enero de 2017

Los libros de enero

Una vez asumido que no tengo ni tiempo ni ganas ni criterio ni inspiración ni nada de nada como para hacer una reseña de cada libro leído o de cada cosa vista, me voy a quedar en resúmenes mensuales como parte de este TOC que tengo desde 2011 de guardar un registro de todo mi ocio. Que sirve básicamente para saber en qué me gasto el dinero y para no tener la sensación de que me pasan los días sin hacer cosas que me gusten, porque además, no es verdad.

Total, libros de enero

Madres arrepentidas, Orna Donath

Me ha fascinado. Y ha conseguido lo que yo pienso que es su propósito, abrirme un poco las miras.
Orna Donath nos presenta una serie de entrevistas con mujeres que son madres, que son lo que los demás (los opinantes y los juzgantes) llamarían "buenas madres", pero que piensan que ser madre ha sido el mayor error de sus vidas. No es falta de amor a sus hijos, el libro habla siempre de niños bien atendidos, bien cuidados y con unas madres que les quieren...es simplemente que algunas no estaban convencidas de querer hijos, otras lo hicieron por inercia y algunas más porque sí querían, pero todas ellas coinciden en reconocer que sabiendo lo que saben no lo habrían hecho.
Simplemente no, porque no se me ocurren pensamientos o sentimientos que sean más complejos que este. Y además les provoca vergüenza y remordimiento.
Son mujeres de edades diferentes, con hijos de edades diferentes y que seguramente sólo tengan esto en común. Es un libro que entristece y que me ha resultado duro, pero que también me parece muy recomendable.

"El hecho de que quedarse sin ser madre de nadie siga estando sujeto a estereotipos, sanciones y castigos, pone de manifiesto que en realidad no elegimos con libertad. (...) Hay que allanar esos caminos. Es nuestro deber. Somos las mujeres quienes necesitamos tener el mundo en nuestras manos en lugar de vernos arrolladas por su peso."

Todas las mujeres alteradas, Maitena

Un recopilatorio de páginas dominicales que compré hace unos quince años...está claro que uno de los dos ha envejecido fatal. Porque chistes que me hacían gracia a principios de los 2000 ahora me han parecido rancios, llenos de estereotipos y sin chispa alguna.  
Y no merece más comentario.

El tren de las 4.50/Inocencia trágica, Agatha Christie

Continuamos con el Proyecto Agatha, leyendo una novela cada dos semanas. Un proyecto que llevamos ya al 60% y con el que me lo sigo pasando bien. 
Podéis ver las mini-reseñas (aquí y aquí) en el blog. 

Cuentos de humor y de horror, Saki

Llegué a Saki por recomendaciones de amigas y no sé a qué carta quedarme con él. Los relatos que me han gustado me han parecido sensacionales, pero más o menos la mitad me han dejado fría Una pena que me haya resultado tan desigual, porque los que me han gustado tienen todo, humor negro, costumbrismo, crítica despiada...

"Vanessa Pennington tenía un marido pobre con muy pocos atenuantes, y un admirador pasablemente rico, pero con sentido del honor."

"No me diga usted que un hombre al que no le gustan las ostras, los espárragos y los buenos vinos tiene alma o tan siquiera estómago. Sencillamente tiene el instinto de desdicha altamente desarrollado."

La vida según Garp, John Irving

Otro proyecto, compartido esta vez con Newland, otro fan fatal del señor Irving. Estamos leyendo en orden cronológico todas sus novelas y está siendo una gran experiencia.
Siempre que hablo de John Irving digo las mismas cosas: tiene un universo propio tan especial y tan rarito que sencillamente, entras o no entras en él. Y yo entro. Del todo. En ese mundo lleno de osos, circos, luchadores, padres ausentes, amores que se salen de lo habitual, transexuales, familias, bebés, vida, muertes violentas...John Irving coge todo eso y lo mete en un mundo en el que todo encaja.
Además, pienso que este libro es determinante para saber si te gusta o no John Irving. Todo su universo está aquí. Lo que escribió antes y lo que escribirá después. Y con los mismos mimbres cada vez hace un cesto diferente y no me puede gustar más.

"Una novela sólo es un almacén de todas las cosas importantes que un novelista no es capaz de emplear en su vida."

jueves, 29 de diciembre de 2016

Pepita Jiménez

Otros dos meses y ya ni vergüenza me da. Qué pena de blog y qué pena de mis ganas de escribir, que ni están ni se les espera...

Terminamos este año de los seis libros con un clásico de la literatura española, aunque sea solamente por el nombre, es imposible que no te suene Pepita Jiménez, de Juan Valera. Aunque sea porque lo mencionaban en un libro de texto, que es de lo que me sonaba a mí.

Es un libro muy cortito, con una primera mitad bastante aburrida aunque luego se pone algo más entretenida. Y ahora os lo voy a contar entero, porque es necesario para desarrollar mi teoría de historia de la literatura.

Mi teoría es que el primer chick-lit en español: Chico (Luisito) conoce a Chica (Pepita). De primeras pasa bastante de ella pero en seguida le da esa mencionitis que nos da a todos cuando nos gusta alguien, que aprovechamos cada oportunidad para sacar su nombre a colación, y así el Chico se va prendando de la Chica.

Pero claro, tiene que haber un obstáculo, cuanto más complicado mejor, para que ponga difícil el triunfo del amor. Aunque ya os digo que desde la página DOS es bastante obvio cómo va a acabar la cosa, igualito que en cualquier libro de este género. En este caso tenemos un par de obstáculos muy rollo novela rosa: Chico va a meterse a cura (hola, El pájaro espino) y Chica tiene un pretendiente que chanchanchaaaaaan resulta ser el padre del Chico. Venga, negadme alguno que esto no es pura novela rosa y muy rollo chick-lit. Cada vez se ven más y claro, al final, en un giro de lo más sorprendente de los acontecimientos, resulta que se enamoran (oh, vaya, qué sorpresa)

Chico es un flojo y no se atreve a coger las riendas de su vida, total, que dice que sí, que se va para ser cura, que es su obligación. Chica se niega a verle durante semanas, dolida por su abandono y un poco con el rollo este antiguo de dejarse morir de la pena en un sofá. Pero claro, Chico no puede irse sin verla una última vez, y claro, nos liamos, nos liamos y al final, se besan, claro.

Chico ya no se va a hacerse cura. Un obstáculo menos. El segundo obstáculo se quita del camino él solito, porque se da cuenta (como todos porque son unos obvios) de que su amada Chica en realidad a quien ama es a su hijo y mira, le pilla ya mayor el rollo romance y piensa que le va mejor ser un abuelito joven.

Luego pasa una movida con un conde que no pinta nada y finalmente Chico y Chica se casan y tienen un niño que se llama Periquito. Se van de viaje por Europa y cuando vuelven deciden que ya no salen más del pueblo, que las perdices de pueblo son mejores y que se las comerán todas allí. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Ahora vendrá alguno de mis compañeros y hará un análisis mucho más sesudo y probablemente, más acertado. Podéis leer sus opiniones en los blogs de Carmen, ND, Pau y en el blog del club, que lo tiene Newland en préstamo.

Aún no sabemos qué leeremos en 2017, conociéndonos, cualquier cosa. Aquí todo es posible, que si Pau nos manda libros de chick-lit, ya todo puede ser.


P.D. Si queréis saber más sobre Juan Valera, ESTE HILO

martes, 1 de noviembre de 2016

Butcher's Crossing

Y otros dos más. Echo de menos el blog, pero por lo visto, no tanto.

Este libro ha acabado en el club de lectura en un año en el que nos íbamos a dedicar a los clásicos por una sola razón: mis santas narices. Quería leerlo, quería que fuera en el club, no me daba la gana elegir algo anterior al siglo XX. Una cuestión de cabezonería o de ser una caprichosa, me da lo mismo. Y así hemos acabado, como cada vez que algo se me mete entre ceja y ceja, que al final solamente me gusta a mí.

¿Qué sabía de él antes de elegirlo? Pues como otras veces en este nuestro club de Tortura Lectura de cabecera, NADA. Es que esta vez ni había visto la portada, simplemente sabía que era de John Williams, señor que me parece muy bien desde que leí Stoner, que es uno de los pocos libros que tienen el sello universal de aprobación, que es algo muy excepcional que sólo pasa cuando Desgraciaíto y yo amamos los mismos libros y eso nos acerca. 

Con esa única referencia me enfrenté a Butcher's Crossing, sin saber lo que iba a encontrar y llevándome las manos a la cabeza al ver que un grupo de señores se iban a cazar bisontes. ¡A mí no me gusta el western! ¡Ni las aventuras! ¡Que no se echen al monte, por favor! Pero ya era tarde para mí, reconozco que la prosa de este señor, que igual a ratos peca un poco de adjetivitis, me engancha y hace que me interesen cosas que jamás hubiera pensado que me iban a interesar.

Es una historia de principios y finales, el paso definitivo a la vida adulta del protagonista, Will Andrews, un joven estudiante de Harvard que no sabe qué hacer con su vida y que decide seguir la llamada de la tierra, seguramente antes de encerrarse en una oficina para el resto de su vida. Le pasa eso tan socorrido en la literatura del viaje iniciático, se va siendo un crío y vuelve hecho un hombre, y creo que esa parte está muy bien contada a lo largo de la novela, se va dejando entrever cómo deja de ser un joven impulsivo hasta que en las páginas finales parece tener claro qué quiere y qué no quiere. Asistimos con él al final de una forma de vida, la época en la que casi se extinguen los bisontes debido a la caza descontrolada para comerciar con la piel.

No es el libro de mi vida, sigo siendo mucho más fan de Stoner que de esta novela, pero me ha gustado.

Como siempre, otras reseñas, en este caso me temo que mucho menos entusiastas en el blog del club (para uso de Newland), y en los de Desgraciaito, Pau y Carmen.
-- 

martes, 6 de septiembre de 2016

Grandes Esperanzas

Y ahora dos meses después, y sigue sin darme vergüenza

"Siendo Pirrip el apellido de mi padre, y Phillip mi nombre de pila, mi lengua infantil no alcanzó a hacer de ambas palabras algo más largo ni más explícito que Pip. Así, yo me llamé a mí mismo Pip, y por Pip vine a ser conocido por los demás."

Siempre llego tarde a las cosas. Generalmente suele ser a los best-sellers del momento. Y aquí casi se cumple esa tradición porque en sus tiempos seguramente fue un best-seller. Y yo he llegado tarde. Tardísimo.

El libro de este bimestre en este año raruno del Club de Lectura era Grandes esperanzas, de Charles Dickens. No había leído a Dickens, y lo que conocía era a base de adaptaciones al cine de sus obras, y ahora tengo la sensación de que esas adaptaciones, en general, se han hecho con poca fortuna, porque es inabarcable contar una historia así en cien minutos.

Reconozco que no me apetecía nada, ni Dickens en general, ni este libro en particular (no sé por qué el que más me llama la atención es Historia de dos ciudades, que ni sé de qué va) sobre todo por la adaptación de Cuarón, que recuerdo esa tarde en el cine como un completo sopor... así que como no estaba muy receptiva, adelanté la lectura al máximo y leí la mitad en junio y la otra mitad en julio. Algo de lo que me arrepiento ahora, casi dos meses después, intentando hacer una reseña medio decente.

Lo empecé como si fueran deberes, despacito, un poco cada día, con la idea de que me durase un par de meses pero sin agobios. A partir de la mitad del libro ya no leía otra cosa que no fuera Grandes esperanzas, porque la verdad es que me ha encantado.

Ya me gustó desde el principio cuando nos cuenta los orígenes de Pip, y luego, como buen folletín, no olvidemos que es un folletín, de lujo y maravillosamente escrito, pero folletín, ya te enganchas locamente a la vida, obra y milagros de todos los personajes, todos te interesan. Llegas al final de un capítulo y ves escrito con letras invisibles "continuará", y mientras, te dedicas a intentar adivinar los giros del guión (con sus casualidades de lo más rocambolescas) y el destino de los personajes. Que es la que quiero suponer que era la intención de Dickens, que sus historias te enganchasen lo suficiente como para comprar la siguiente entrega. En ese sentido, misión cumplida. 

Y muy cumplida, porque cada año leeré un Dickens. Que es la ventaja de haber llegado tarde. Lo tengo todo por leer. Qué maravilla.

Algunas cosas que he marcado:

"Todos los estafadores del mundo no son nada en comparación con los que quieren engañarse a sí mismos."


"Has estado en todas las esperanzas que desde entonces he tenido...en el río, en las velas de los barcos, en los marjales, en las nubes, en la luz, en la oscuridad, en el viento, en los bosques, en el mar, en las calles (...) Hasta la última hora de tu vida, Estella, no tienes más remedio que seguir siendo parte de mí mismo, parte del poco bien o del mal que exista en mí."

Como siempre, otras reseñas, seguramente mejores en los blogs de Pau, Newland (o no), ND y Carmen

lunes, 4 de julio de 2016

La gran migración

Más de mes y medio después, vergüenza debería darme. Pero no me da.

Esto de leer cada dos meses me descentra y se me olvida siempre que tengo que hacer el post.

Este libro nos lo recomendó la madre de Pau el día de nuestra comida de Navidad y por mí, que nos recomiende un libro cada año porque me ha gustado mucho y me ha resultado realmente interesante.

Eso sí, no contéis con encontrar ninguna solución, ni siquiera teoriza al respecto, se limita (y no lo digo como si fuera poca cosa, porque dice cosas muy interesantes y con algunos ejemplos muy claros) a escribir una serie de anotaciones en forma de brevísimos capítulos sobre el tema.

Aunque es un libro muy corto, recomiendo leerlo a poquitos, aunque sea breve, no es una lectura ligera. 

Lo peor es que no es muy sencillo encontrarlo, yo lo conseguí a través de iberlibro.

Algunas cosas que he marcado (han sido muchísimas)

"El mito de Caín y Abel refleja el conflicto entre tribus nómadas y sedentarias. El conflicto territorial termina con un parricidio. Pero la gracia de la historia reside en que, después de haber dado muerte al nómada, el sedentario acaba a su vez desterrado."

"Cuanto más cualificado sea un inmigrante, con menos trabas se encontrará (...) De todos modos, en este contexto nunca se habla de los ricos: nadie pone en duda su derecho a viajar donde quieran."

"En cuanto a los bárbaros, no es necesario que esperemos su llegada; siempre han estado entre nosotros."


Como siempre, más y mejores reseñas en los blogs de DesgraciaítoPauCarmen y Newland.

martes, 17 de mayo de 2016

Offtopic: CERO (Cuarentatrás)

Querida Annie

Como este blog va un poco de la cosa cultural voy a felicitar con una canción. De Meghan Trainor, claro.

Que pases un día muy feliz y que los próximos cuarenta años los tengas llenos de buenas canciones, buenos libros, buenas pelis y buenas personas.



 

lunes, 16 de mayo de 2016

Libros: Meridiano de sangre

"He aquí el niño. Es pálido y flaco, lleva una camisa de hilo fina y ajada. Aviva la lumbre en la recocina. Afuera hay campos oscuros roturados y con jirones de nieve y al fondo bosques más oscuros aún donde moran todavía los últimos lobos"

Yo no sé nada de literatura, pero sí sé mucho de mi yo lector. Me conozco como lectora de memoria y muchas veces no es tanto prejuicio (que también hay algo de eso) como autoconocimiento cuando digo "a mí este libro no me va a gustar". Y eso es justo lo que me ha pasado con Meridiano de Sangre, de Cormac McCarthy, que me bastó con leer la contraportada para saber presuponer que no era un libro para mí.

Que igual es que no me gustan los libros buenos y en la lectura busco sólo la parte escapista y de disfrute, que tampoco tendría nada de malo...sí que es verdad que para mí es lo más importante, pasarlo bien leyendo, disfrutar esa lectura, porque me enganche la historia o porque me guste cómo está contada (y cuando hay suerte, las dos cosas). Ya tengo un trabajo que tomarme en serio, y no voy a hacer lo mismo con mi ocio.

​Pero hay buenos libros, como éste, al que le reconozco muchos méritos, que no me gustan nada. No me gusta cómo está escrito y no me gusta la historia que cuenta, es imposible que me llegue, necesito al menos una de las dos cosas. Cuando digo que no me gusta no digo que sea malo porque objetivamente no lo es. Digo que no me gusta. A mí. 

Consigue transmitirme el horror y la sordidez de la historia, y me lo transmite tanto que me espanta todo el rato todo lo que está contando. Sufro. Todo el tiempo. Y mira, no. 

Es una reseña cutrísima, pero no tengo nada más que decir sobre este libro.

miércoles, 11 de mayo de 2016

El final de The good wife

OJO, ESTE POST CONTIENE TODO TIPO DE SPOILERS DEL ÚLTIMO CAPÍTULO DE THE GOOD WIFE. 

El pasado domingo (y mañana en la tele española) finalizó The good wife, una de mis series favoritas de los últimos años. Y de la vida en general.

He visto el episodio final dos veces, puede que tres para cuando publique este post, y planeo volver a verla entera cuando mis proyectos de veranos en plan maratón de ver series completas me lo permitan. No esperéis coherencia en este post porque este final me ha generado todo tipo de pensamientos, muy distintos entre sí y escribo a lo loco para que no se me olviden.

Decía que he visto el episodio dos veces y ha sido por dos razones

- una, la primera vez la vi sin subtítulos y necesitaba una vez extra con subtítulos para ver si lo había entendido todo bien.

- dos, no estaba segura de si me había quedado fría, me había espantado o me parecía sensacional.

El primer punto lo aclaré, me había enterado razonablemente bien, pero ay, el segundo, sigo sin tenerlo claro, han pasado un par de días en los que he dado bastantes vueltas al episodio final (a los 3-4 episodios finales, de hecho) y todavía no he llegado a una conclusión clara. Y eso es sencillamente fenomenal y coherente con la serie. Otra cosa es qué me parezca a mí y si coincide o no con lo que me hubiera gustado que pasase, si me gusta o me disgusta, que en realidad ni lo uno ni lo otro, podría ser perfectamente un final de temporada (volveré a eso más adelante, menuda chapa), pero cada vez tengo más la sensación de que no cabía otro final, salvo uno ambiguo, como ha sido ambigua toda la serie, como lo han sido todos los personajes y como lo ha sido, sobre todo, Alicia. Con todo, y aunque creo que le ha faltado chicha, visualmente es estupendo terminar con una bofetada, pero esta vez es Alicia quien la recibe y no quien la da. Es como que de alguna manera cerramos un círculo.

Cosas al buen tuntún que he pensado sobre el episodio final. Inciso: no sé si tiene que ver pero últimamente he tomado mucha conciencia de lo importante que es para mí el por qué, por qué los personajes hacen lo que hacen, si son coherentes, al seguir cualquier ficción. Y desde ese punto de vista he pensado todas estas cosas (también hay superficialidades).

Obviamente, sólo hay spoilers, a lo loco.

- cuánto odio, Julianna, cuánto odio has generado en el departamento de peluquería para que tu último plano en pantalla sea con ESA peluca del horror, que es la más fea de los siete años, y eso que no hemos ido a mejor precisamente.

- Cary, ay, Cary, por qué ni siquiera apareces con un traje conjuntado, que la chaqueta y el pantalón son de colores diferentes. Para esto hemos quedado...por lo menos te despedimos dejándote feliz y contento.

- Lucca, parecías un personaje interesante y te has quedado en mera comparsa, como dos adolescentes "ay, tía, llámale..."

- Diane. A sus pies, Miss Lockhart. Qué señora más fascinante, más elegante y qué resistencia física con esos collares inmensos. Creo que es mi personaje favorito de la serie. A pesar de no entender por qué no ha destruido todo lo que oliera a Florrick cuando Peter la apartó malamente de la judicatura, para terminar defendiéndole, absurdo.

- Will. Si se hubieran quedado sólo en el momento en que ella entra y él se gira habría sido perfecto. Las conversaciones adicionales me han parecido memeces.

- Peter. Hubiera preferido verte muerto.

- Alicia. Nunca fuiste good, pero ya no vas a ser wife. Ese final tan abierto se puede interpretar como que te quedas sola, sin nada, sin marido, sin novio, sin trabajo...pero todos sabemos que resurgirás de tus cenizas y te reinventarás como has hecho durante los siete años que hemos pasado contigo. Pero no lo veremos porque sólo hemos compartido la época en la que has sido una buena esposa, un poco de aquella manera, claro, que no hay nada más peligroso que el que se cree bueno sin serlo.
Lo que no has sido nunca es buena amiga, y esa bofetada de Diane es tan acertada y te la mereces tanto...que sólo por eso merece la pena tanta ambigüedad. Esto no lo he terminado de entender, si de verdad le importa poco que Peter sea inocente o no, ¿qué necesidad tiene de hacer pasar a Diane por esa humillación? ¿Sólo para justificar argumentalmente, aunque sea muy traído por los pelos, la bofetada? Eso me ha chirriado un poco. He leído en la carta que han escrito los King para despedirse de los seguidores de la serie que lo hace porque su necesidad de que Grace no siga sus pasos está por encima de todo. Si Peter no va a la cárcel, Grace se irá a la universidad. Tiene sentido. Lo compro, pero no del todo. En cualquier caso la carta es de lo más interesante. Aquí podéis leerla.


Resumiendo, aunque el final no me haya ​entusiasmado y le vea fallos argumentales, me ha gustado la estructura circular de la serie y creo que acabo más o menos convencida de que no había otro final posible que fuera coherente con los 15​5​ episodios anteriores.​ Ahora lo que hace falta es poner un poco de distancia para valorar la serie en conjunto y tener claro que pese al final (y gracias también al final) es una de las mejores series y con uno de los mejores personajes protagonistas que veremos en nuestra vida.

lunes, 9 de mayo de 2016

Libros: Las hermanas Mitford

"Hubo un error. El hada madrina se equivocó. El día de su nacimiento, en un gesto aciago, el hada la dejó caer por la chimenea equivocada. Sus padres no eran sus verdaderos padres. Pues ella debe de ser, en realidad, una princesa, Mary o Anastasia, hija del Rey de Inglaterra o del Zar de todas las Rusias"

Así comienza este ensayo de más de 400 páginas dedicado a las hermanas Mitford. Que yo no sabía quién eran hasta hace un par de años. 

Llegué a ellas por casualidad, como llego a casi todo desde que Internet y las redes sociales están en mi vida, me dejo llevar bastante por las recomendaciones de los demás. Y en este caso creo que fue Moli quien me habló de A la caza del amor. Y como a veces le hago bastante caso lo leí y me gustó mucho, así que seguí con Jessica y con la fabulosa Nobles y rebeldes.

Cuando algo me gusta mucho tiendo a buscar más información y claro, las Mitford son un filón. Seis hermanas, cada una de ellas tiene poco o incluso nada en común con el resto de sus hermanas y prácticamente todas tuvieron una vida de lo más interesante, desde esa infancia en común que tan bien y tan divertido cuenta Jessica hasta lo más opuesto cuando ya son adultas. Tenemos desde una comunista hasta una fanática de Hitler, pasando por una novelista sufridora y hasta una dama de la alta sociedad.

Y con ese interés en mente era bastante difícil que no comprase este libro, lo que no tenía tan claro era que fuese a salir alguna vez de mi balda infinita de libros pendientes, ya que cada vez me cuesta más leer en papel, qué pena y qué shame on me, pero es la realidad. Este año he decidido leer más en papel y los fines de semana sólo enciendo el kindle para el ratito de leer en la cama, así que sólo he dedicado a este libro algunos ratitos los fines de semana.

Este libro es perfecto para eso, al leerlo a poquitos lo disfrutas y no te llega a saturar tanto dato. Porque claro, el libro pasa por la vida de todas ellas. Lógicamente se detiene principalmente en Jessica y Nancy, que son las dos más famosas, pero dando también la relevancia que tenían en su momento a Diana y Unity (las dos fangirls de Hitler, para disgusto de su hermana Jessica, sobre todo) pasando más de puntillas por las vidas de Pamela y Deborah. Y de Tom, el único hermano Mitford, que murió joven y cuya personalidad queda bastante ensombrecida al lado de esas fuerzas de la naturaleza que eran sus hermanas.

Es apasionante, ellas lo son. La mayor virtud del libro es ir pasando de una hermana a otra cronológicamente, siempre sabes qué les estaba pasando en cada momento.

Lo peor, nada. Bueno, que me ha despertado el interés por leer las cartas de Nancy, que tienen pintaza.